¡Si vas a comprar, contáctanos vía Instagram!

Manifiesto Urmah Force


El ser humano fue indudablemente creado para moverse. Es nuestra
naturaleza y no podemos negarla pero sí evadirla. Hace algunos años la sociedad
seguía en movimiento: los niños corrían en el recreo, jugaban con sus amigos al
terminar la tarea y seguramente regresaban cansados a casa. Por otro lado, los
adultos acudían al trabajo. Algunos iban y regresaban caminando, algunos otros
en autobús o en auto. Se levantaban de sus sillas a sacar copias, acudían a
reuniones dentro de las instalaciones de sus empresas y, en su tiempo libre, tal
vez practicaban algún deporte de forma amateur con sus propios compañeros de
oficina.
El desarrollo y auge de la tecnología trajo consigo muchas comodidades: ya no
hay que ir a alguna tienda a conseguir libros para las clases, las juntas se pueden
hacer vía Internet y, con la pandemia de 2020, las funciones fuera de casa se
volvieron algo casi prohibido. Esta tecnología integró las funciones de los medios
físicos en un espacio digital que todos podemos usar sin siquiera levantarnos de
la cama. No necesitamos mas que tomar nuestro celular o computadora para
hacer lo mismo que hacíamos antes.
Este mismo desarrollo y auge de la tecnología también trajo muchas
incomodidades. Incomodidades físicas: dolor de espalda, disminución de la
agudeza visual, presión sobre algunas articulaciones, y enfermedades y
condiciones como la obesidad, el aumento de la presión arterial o síndrome del
túnel carpiano. Esto no se veía tan comúnmente antes pero no todo es culpa de la
tecnología.
La tecnología es una herramienta y, como tal, no hace daño a nadie. El daño lo
hace el mal uso de esta así como su uso excesivo. Esto, aunado a otras
características de la sociedad actual como el consumo de alimentos
ultraprocesados en exceso, el sobreuso del automóvil y la falta de noción (y a
veces de interés) en la sociedad sobre buenos hábitos para la vida en general, nos
ha llevado a un camino diferente al del movimiento. Todo sea por la comodidad.
Nuevas generaciones comienzan a preocuparse un poco más por esta
situación. Están informados y tienen las herramientas necesarias para obtener
esa información... sentados frente a la computadora, claro. Sus prioridades son
diferentes pero están influenciadas por las de sus predecesores: asistir a clases
(sentados), buscar “algo que hacer con su vida” (sentados), poner como primeraprioridad tener un trabajo estable (en el que seguramente estarán sentados) o
generar dinero desde casa con dos sencillas aplicaciones (sentados, obviamente).
No es que estas prioridades estén mal. Lo que no está bien es que se priven
del movimiento para el que su cuerpo está diseñado y que los beneficia a un nivel
diferente que las demás prioridades. Si no se está bien con uno mismo, ¿cómo
vamos a estar bien con los demás para apoyarlos, ayudarlos o aportar algo a sus
vidas?
Tampoco se trata de que todos seamos deportistas de élite y pasemos toda la
vida ejercitándonos. Se trata de mantener un estilo de vida alejados del
sedentarismo predominante para poder mantener nuestro cuerpo en la mejor
condición posible para cada uno, alejado de muchas enfermedades y condiciones
y de sus consecuencias.
En Urmah Force creemos realmente que no importa la persona o el momento.
El momento de cambiar y mejorar es ahora y para eso es necesario un pequeño
cambio de actitud que puede derivar en muchos beneficios tanto a nivel físico
como psicológico. Eso sí, se necesita tiempo y disciplina para ver un cambio
drástico pero con pequeños esfuerzos se logrará hacer cambios a nivel personal y
después a nivel sociedad, principalmente si cada persona se compromete con ese
cambio.