¡Si vas a comprar, contáctanos vía Instagram!

Nuestra historia Pt. 1 - #quedateEnCasa


Nuestra historia Pt. 1

Todo comienza en una visita al fisioterapetua. Necesitaba aumentar mi fuerza en la cadera previo a una competencia y los ejercicios encargados se hacían con ligas tubulares. Yo tenía unas que había comprado un par de años antes y, aunque no sabía si aún servían, las comencé a utilizar.

En la siguiente visita al fisioterapeuta, él me comenta que había progresado bastante y que siguiera haciendo los ejercicios. La competencia pasa sin mayor contratiempo. No ganamos pero hicimos un buen papel para ser la primera. Dos días después, nos mandan a todos a cuarentena por la pandemia de SARS - COV - 2.

Boxes, gimnasios y prácticamente todo lugar para hacer ejercicio estaban cerrados. La única opción: ejercitarse en casa. Era hora de usar nuestro ingenio para, como mínimo, no perder la condición ganada para la competencia. Todo mundo subía historias de cómo usar el garrafón para hacer peso muerto y algunos más extremos, thrusters.

Para muchas personas era su única opción: utilizar el garrafón del agua, bolsas de arroz y demás accesorios improvisados para seguir ejercitándose. A otros pocos parecía no afectarles la situación y comenzaron a comprar remadoras, barras y mancuernas como si fuera lo más barato. Yo tenía otra opción: ligas tubulares.